Series

‘La maldición de Hill House’ y cómo el género de terror ha evolucionado en los últimos años

Ya disponible en Netflix la primera temporada de 'La maldición de Hill House'
'La maldición de Hill House'
‘La maldición de Hill House’ y cómo el género de terror ha evolucionado en los últimos años

El género de terror no siempre ha contado con el beneplácito de público y crítica, pero en los últimos años ha dado un giro que vemos representado en ‘La maldición de Hill House’.

Parecía prácticamente imposible que después de ‘American Horror Story’ llegara una serie cuyo eje central fuera el género de terror y causara furor en todo el planeta. Pero lo ha hecho. Hace algo más de un mes aterrizó ante nosotros, de la mano del todopoderoso Netflix, ‘La maldición de Hill House’, una ficción centrada en la casa más encantada de Estados Unidos y en el infierno que la familia Crain vivió (y vive) por culpa de la misma.

Los primeros que decidieron cruzar las puertas de esta mansión creyeron que sólo iban a encontrarse sustos, miedo por el miedo y los ingredientes típicos del terror más básico. Una serie más con la que pasar el rato, con la que taparse de vez en cuando la cara y, como mucho, con la que tener alguna que otra pesadilla. Pero se olvidaron de que el género de terror está evolucionando, está madurando, y se encontraron con una maravilla que ni siquiera imaginaron. Se toparon con una serie que va mucho más allá del terror tal y como siempre lo habíamos entendido y que se adentra en lo que verdaderamente da miedo.

En ‘La maldición de Hill House’, Mike Flanagan ha sabido unir, con una inteligencia asombrosa, los ingredientes clásicos y básicos del terror con los problemas del día a día y con un estudio de la condición humana que hace que los espectadores se planteen dilemas en sus propias vidas. Una combinación que ha terminado dando como resultado un producto redondo, una ficción que para muchos es ya una de las mejores del año. Y ha conseguido que, una vez más, comprendamos que el terror también puede ser sinónimo de calidad.

'La maldición de Hill House' - Bend neck lady

El director juega con el tiempo durante toda esta primera temporada, y eso es quizá lo que más sorprende al espectador en un primer contacto. Pero cuando ya hemos terminado la serie, cuando hemos tenido tiempo de reposarla y de analizarla, nos damos cuenta de que lo que ha hecho Mike Flanagan por encima de todo es jugar con nosotros, es introducirnos de lleno en esa casa y hacer con nosotros lo que ella hace con sus habitantes. Nos ha hecho creer que veíamos cosas que en realidad no estaban allí, pero también nos ha mostrado otras que hemos sido incapaces de detectar, como le ocurría al bueno de Steve. Ha creado verdadero terror, sin necesidad de sustos constantes, sin recurrir a la sangre, tan solo con nuestra mente.

No es, ni mucho menos, el primero en lograrlo. Pero sí es una prueba fehaciente de lo que decimos, de que el género de terror ha dado un paso de gigante e incluso nos ha pillado desprevenidos. Lejos de lo que esperábamos en esta serie, que algunos creían que iba a pasar desapercibida, ‘La maldición de Hill House’ nos ha hecho analizarnos a nosotros mismos, enfrentarnos a la muerte y a nuestra propia manera de asumirla, replantearnos nuestra forma de vida, el egoísmo que nos rodea, la falta de confianza y de empatía… Todo ello rodeado por una tensión que atrapa desde la primera llamada de Nellie.

'La maldición de Hill House' - Escena coche

Conseguir que una serie dé miedo, interese, enganche y, además, vaya más allá y deje un poso como este en nosotros no es tarea fácil. Pero Mike Flanagan ha logrado que parezca lo más sencillo del mundo, ha conseguido que nos entre fácil y ha creado un mundo en nosotros. Él ha sido nuestra casa, por así decirlo, nuestra Hill House, nuestra habitación roja. Es curioso, pero si nos paramos a analizarlo, nosotros mismos hemos sido ‘protagonistas’ de los mismos fenómenos que vivía la familia Crain. ¿Puede haber algo más terrorífico?

Como ya lo hicieron largometrajes como ‘Déjame salir’, ‘La maldición de Hill House’ nos invita a volver a confiar en un género que muchas veces es olvidado y menospreciado. En parte porque no sólo se centra en ese terror; durante los diferentes capítulos de esta temporada podemos encontrar incluso drama social, sobre todo en el personaje de Luke. Vemos una evolución enorme, vemos un cambio, vemos un giro que nos gusta y del que queremos más. No en vano, uno de los principales temas de conversación del momento es esa más que posible segunda temporada de la ficción de Netflix.

'La maldición de HIll House' - Olivia

‘La maldición de Hill House’ está repleta de virtudes que van desde la concepción de la serie hasta las interpretaciones de sus protagonistas, pasando por el guión y por los juegos de su director. Una serie que atrapa y que lo hace de verdad, que se mete tanto en ti que te hace perder la noción del tiempo y que ha sabido analizar y plasmar lo que es el verdadero terror. Terror a lo desconocido, a la muerte, a la soledad, a la decepción, al fracaso, a la pérdida, a uno mismo, al pasado y al futuro, al aislamiento… Con fantasmas como siempre los hemos conocido, sí, pero también con fantasmas que nos rodean en nuestro día a día, a todos nosotros. Una vuelta de tuerca, un giro, un viaje al futuro de un género que ya deberíamos tener más que en cuenta.

Rosa Suria te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "‘La maldición de Hill House’ y cómo el género de terror ha evolucionado en los últimos años"?

Te interesará además