Cine

Los crímenes de Grindelwald y la relación con Dumbledore que no vimos en ‘Animales Fantásticos’

Los crímenes de Grindelwald
Los crímenes de Grindelwald y la relación con Dumbledore que no vimos en ‘Animales Fantásticos’

Grindelwald es uno de los protagonistas de ‘Animales Fantásticos 2’, pero como no vimos demasiado del villano, repasamos su historia.

En esta segunda entrega de ‘Animales Fantásticos’, hemos tenido una especie de carta de presentación de lo que es Gellert Grindelwald; y es una pena que no se haya explorado más un villano con tantas posibilidades y con tanta historia como él. Aunque esta segunda parte se haya llamado ‘Los crímenes de Grindelwald’, lo cierto es que no hemos visto demasiado de éstos.

Suponemos que quedarán para futuras entregas, y que tendremos que lamentar siempre la falta de profundidad en este comienzo de guerra en el mundo mágico a nivel global que hemos visto en pantalla. Lo que sí podemos hacer en estas líneas es repasar todo cuanto sabemos de Grindelwald, que no es poco.

Primeros años

Sabemos, por ejemplo, que Gellert Grindelwald estudió en Durmstrang, que como sabéis está reconocido a nivel mundial como un colegio en el que se permite a los alumnos iniciarse con, o al menos estudiar, las Artes Oscuras. Con límites, por supuesto, en sus aulas los alumnos no se defienden de sus consecuencias sino que aprenden a manejarse en esta otra cara del mundo mágico.

Pues bien, Grindelwald fue expulsado del colegio. Teniendo en cuenta que, como decimos, el nivel de permisividad para experimentar es bastante elevado, podemos imaginar a qué situaciones condujo Grindelwald a sus compañeros y profesores; a qué situaciones se condujo a sí mismo. Por “experimentos retorcidos” y “ataques casi fatales a sus compañeros”, la dirección del colegio decidió expulsarlo.

Por entonces, ya estaba obsesionado con las Reliquias de la Muerte, algo que le perseguiría toda su vida. A modo de venganza, decidió grabar su símbolo en una de las paredes de Durmstrang, de tal manera que comenzó a creerse y extenderse el rumor de que también era el suyo. Grindelwald y las Reliquias de la Muerte se convirtieron en uno para muchas personas.

Su relación con Dumbledore

Y no cesó en su búsqueda desde entonces. Fue esta obsesión, precisamente, la que le unió a Albus Dumbledore, aunque sus intenciones eran completamente diferentes. Ambos buscaban las Reliquias, pero Albus lo hacía con la esperanza de resucitar a sus padres (esta es otra historia, y es una historia muy larga). Grindelwald quería controlarlo todo, también la muerte.

Con Dumbledore coincidió en Godric, donde se encontraba su tía bisabuela Bathilda Bagshot, famosa historiadora que siempre creyó en Grindelwald. Fue así como se unió a la familia Dumbledore, con quienes pasó mucho tiempo desde entonces. No fueron tiempos del todo felices pues también hubo enfrentamientos; Albus y Grindelwald, aunque de acuerdo en ciertas cosas, tenían mucho por lo que discutir. Los métodos e intenciones del segundo se alejaban de las sanas motivaciones del primero, pero seguían fascinados el uno por el otro. Compartían inteligencia, poder, fuerza y también carisma.

Esta unión no duró mucho, y podemos decir que aquí comenzaron los crímenes de Grindelwald. Durante un enfrentamiento con Aberforth Dumbledore, que siempre se mostró contrario a Grindelwald, éste le lanzó la maldición Cruciatus (una de las maldiciones imperdonables, como sabéis).

Y Albus tuvo que intervenir (a pesar del Pacto de Sangre realizado de no luchar el uno contra el otro). Así comenzó un enfrentamiento de tres que concluyó con el fallecimiento de Ariana, la hermana pequeña de los Dumbledore. Nunca se ha sabido qué varita fue la responsable, y Grindelwald no volvió a enfrentarse a Albus hasta que éste le venció, finalmente, casi cuarenta años más tarde.

Este acontecimiento es uno de los más reprochados a Grindelwald, evidentemente, como villano. Fue el momento en que traicionó la confianza y amistad de un Dumbledore que, como también sabemos, estaba enamorado de él. Albus nunca superó ninguna de las pérdidas que aquel día se dieron.

El mago oscuro

Y Grindelwald se convirtió en el mago oscuro que hoy conocemos. Viajando por todo el mundo, comenzó su reclutamiento y el asesinato de las personas contrarias a sus ideas, que se asentaban principalmente en la base vista en ‘Animales Fantásticos 2’: los magos no tenían por qué esconder su existencia, los muggles debían aceptarla y rendirse ante ellos, pues se encuentran en un lugar inferior.

No olvidó nunca las Reliquias de la Muerte, y esta obsesión le llevó a conseguir la Varita de Sauco. Arrebatándosela a Gregorovitch, que andaba experimentando con ella, Grindelwald consiguió dominar la varita más poderosa del mundo, uno de los tres elementos de las Reliquias de la Muerte. Con ella se volvió prácticamente imparable, aunque también aprendió a dominar la magia sin necesidad de varitas, ni siquiera de palabras.

Y hasta aquí podemos leer, pues su historia seguirá escribiéndose en las próximas entregas de ‘Animales Fantásticos’. O eso esperamos, claro. Sabemos cómo terminó todo, pero no vamos a contarlo. Sus crímenes, por el momento, se detienen aquí.

Judith Torquemada te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "Los crímenes de Grindelwald y la relación con Dumbledore que no vimos en ‘Animales Fantásticos’"?

Te interesará además