Música

Rosalía, Post Malone, Kendrick Lamar y la reinvención de géneros musicales en los últimos años

Los últimos pasos de la música
Kendrick Lamar
Rosalía, Post Malone, Kendrick Lamar y la reinvención de géneros musicales en los últimos años

La música nunca deja de evolucionar, y tenemos la prueba de ello en artistas como Rosalía, C. Tangana, Post Malone o Khalid.

Hace tan solo unas semanas, Rosalía afirmaba en Late Motiv que en la creación artística (y, por tanto, en la música) “ya está todo inventado”. Y no se equivocaba. Ya conocemos los géneros musicales a fondo, ya sabemos qué identifica a cada uno y hemos vivido su evolución. Pero esto no significa que hayamos alcanzado el techo y que el camino haya llegado a su fin, siguen existiendo posibilidades de sorprender, de crear nuevas rutas que no se hayan transitado.

Eso es precisamente lo que está haciendo la cantante catalana, así como otros muchos artistas de su generación, que se han atrevido con algo tan complejo como la reinvención de los géneros musicales. Sabiendo que ya está todo creado, sabiendo que es prácticamente imposible generar un nuevo estilo, estos artistas han tenido la osadía de volver atrás sobre sus pasos, de regresar al pasado y estudiar a fondo la música, para rescatar los orígenes de los géneros y darles una vuelta.

A veces ocurre que, de manera espontánea, sin saber muy bien por qué, coinciden en el tiempo varios genios de una misma materia. Ahora no somos del todo conscientes, pero estamos viviendo uno de esos momentos históricos y lo estamos haciendo en el ámbito de la música. Diferentes nombres propios, procedentes de distintos rincones del planeta, están brillando y están sorprendiendo con su capacidad para cambiar todo lo que conocíamos hasta el momento, para dar un giro de 360 grados a esos géneros que llevamos escuchando décadas.

Kendrick Lamar y el ‘back to basics’ que le ha valido un Pulitzer

Es imposible empezar a hablar de estos genios de la música y no hacerlo por Kendrick Lamar. Si bien es cierto que, quizá por el género en el que se mueve, en España no ha sonado tanto como debería, su nombre se ha convertido en uno de los más importantes del panorama musical a nivel mundial. Y es que ha sido el primer cantante de hip hop en lograr un premio Pulitzer. De hecho, hasta el momento sólo habían sido reconocidos con dicho galardón intérpretes de música clásica y jazz.

Un hito que tiene una explicación clara que queda patente en su música, sobre todo en sus últimos discos. Kendrick Lamar ha revivido el rap más clásico en la costa Oeste de Estados Unidos, donde la tendencia había cambiado por completo. Volviendo a los orígenes del género, ha sabido recuperar la crítica social que era la propia esencia del hip hop en el momento de su concepción y se ha alejado por completo de la imagen de delincuencia y violencia que durante años se ha unido al género.

Con influencias como la de Frank Ocean, ha logrado que el rap renazca, que vuelva a ser tenido en cuenta y que se escuche. Ha conseguido que su música vuelva a ser el canal de esos mensajes que tantas veces se han perdido por el camino, porque sus dueños no tenían voz suficiente para transmitirlos. Ha creado conceptos con cada álbum, ha rescatado la esencia de un género que ha sido maltratado y menospreciado durante años, y ha sabido unirla con tendencias actuales. Reinventar el hip hop, volverle a dar ese carácter crítico que nunca debió perderse y entender la música como algo más grande que un éxito momentáneo son tres de sus muchos logros. Y sólo tiene 31 años.

Rosalía, poco ruido y muchas nueces

Sí, soy consciente de que ahora mismo Rosalía está en todas partes. Su música suena en televisión y en radio continuamente, su rostro aparece en anuncios, en periódicos y hasta en Times Square y su nombre no deja de surgir en conversaciones de todo tipo. Bien, pero ¿quién sabía de la existencia de esta joven catalana hace un año? ¿Cuántas personas habían escuchado su música y habían buceado en su historia?

Rosalía se ha convertido en toda una figura en torno a la que ya existe un aura especial que solo rodea a las divas, y lo ha hecho sin que nos demos cuenta. Lejos de huir de sus raíces, la cantante se ha sumergido en ellas y ha rescatado la esencia del flamenco, para combinarla con otros sonidos que la han marcado profesional y personalmente y que siguen haciéndolo. Sin saber muy bien cómo o de dónde ha surgido, ha sido capaz de unir ‘Cry Me a River’ de Justin Timberlake con quejíos típicos del flamenco más puro.

Y así, sin hacer ruido hasta que no lo tenía todo preparado y concebido, ha conectado el flamenco con generaciones enteras que lo habían rechazado, ha cruzado fronteras y océanos y ha llevado consigo una parte fundamental de nuestra cultura. Lo que para nosotros ha sido un ‘de la noche a la mañana’, para ella han sido años de estudios y un talento que desborda, el cual explica esa sensibilidad mágica que ha permitido que reconstruya el flamenco de una manera tan magnífica, cercana a la excelencia. Acaba de cumplir 25 años.

Post Malone: música sin complejos

Para muchos no es más que un rapero blanco que ha disfrutado de un camino sencillo para llegar al éxito, metiéndose en el terreno de un género que históricamente ha pertenecido a los negros. Sin embargo, si hay algo que Post Malone ha dejado claro en los últimos años es que él hace música sin complejos, música que no entiende de prejuicios ni de conformismos, música tal y como la siente y tal y como la entiende. Por eso, no tiene ningún problema a la hora de mezclar géneros o de saltar de uno a otro.

Criticado continuamente por su aspecto físico, así como por lo que anteriormente hemos mencionado, este joven ha hecho oídos sordos y se ha convertido en uno de los artistas más escuchados del momento a nivel mundial, así como también en uno de los más reconocidos. No en vano, muchos afirman que el mejor álbum que se ha lanzado este año 2018 ha sido su segundo disco, ‘Beerbongs & Bentleys’. Si dedicas un tiempo a escuchar su discografía te encontrarás paseando entre el hip hop, el trap y el country, sin olvidarnos del pop. De una manera muy delicada, como si acariciara tímidamente todos estos géneros, Post Malone danza entre ellos y los utiliza, juega con ellos y con sus características, uniéndolas en temas que tienen un sello propio.

No es, ni mucho menos, el primer artista en hacer eso. Parafraseando de nuevo a Rosalía, todo está inventado en la música. Pero sí ha conseguido romper unas barreras que habían vuelto a fortalecerse durante mucho tiempo, ha despojado a la música de esos complejos de los que hablaba y ha tirado todas las etiquetas que la acompañaban. Post Malone no hace rap de blancos ni de negros, hace rap. No compone para jóvenes ni para ancianos, compone para todos. No canta sólo para un grupo reducido de personas, canta para un planeta. Y por eso lo ha conquistado. Tiene solo 23 años.

C. Tangana, madrileño y mundial

Se refiere a sí mismo como El Madrileño, pero C. Tangana ya se ha ganado la etiqueta de ‘mundial’. El rapero lleva haciendo música desde el año 2006, pero ha sido en los últimos tiempos cuando su nombre ha comenzado a sonar en todo el planeta. Su última etapa, esa en la que todos le hemos conocido como C. Tangana, ha marcado su carrera, pero también ha marcado, como mínimo, nuestro panorama musical. Un ejemplo más de cómo, con los mismos ingredientes, los genios pueden revivir y reinventar aquello que desean.

Una de las mayores virtudes de C. Tangana es que, al igual que lo hacía Post Malone, no tiene miedos ni complejos a la hora de moverse por diferentes géneros. Estamos acostumbrados a encasillar a los artistas y a veces nosotros mismos nos confundimos al hacerlo. Porque sí, C. Tangana es rapero, pero eso no significa que sólo vaya a cantar a lo Eminem. Todo lo contrario. Su conocimiento musical le permite firmar excelentes temas dentro del hip hop, del R&B, del reggaetón e incluso en géneros cercanos a la música mexicana más clásica.

Todo ello creando un sonido propio, una tarea nada sencilla que pocos han logrado realizar con la eficacia con la que lo ha hecho el madrileño. No importa que sea colaboración o canción propia, no importa en qué género esté enmarcada, en el momento en el que C. Tangana participa en ella lo reconocemos inmediatamente. Su nombre ya está relacionado con una manera de entender y de concebir la música, y no tiene más de 28 años.

Khalid revive al R&B más onírico

No es fácil aterrizar en el mundo de la música y hacerlo con una propuesta atrevida que, buscándolo o no, ha sumado en el renacimiento del R&B que está teniendo lugar en los últimos años. Khalid no tiene ninguna intención de crecer antes de tiempo o de cantar cosas que no forman parte de su día a día y de sí mismo. Por eso, su música sirve de voz a millones de adolescentes de todo el planeta, sirve de altavoz y de identificación, de representación. Y esta es una de las principales razones por las que se ha convertido en un icono para varias generaciones.

Pero su tarea no ha acabado aquí. El R&B es un género tan explorado y tan explotado que en muchos casos hemos llegado a perder las guías, se han difuminado las líneas y nos hemos sentido algo confusos. Khalid ha recuperado los sonidos clásicos de este estilo y los ha sumado a un tono onírico que aparece en todos sus temas y que ha pasado a ser su seña de identidad. La música del estadounidense tiene un efecto único en quienes la escuchan, un efecto que pocas logran, y es que nos hace volar.

Decir que, nada más hacer tu aparición en el mundo de la música, has ayudado al resurgimiento, a la reinvención y la reconcepción de un género tan importante históricamente hablando como el R&B es algo que sólo pueden hacer unos pocos genios. Entre ellos, por supuesto, se encuentra Khalid con tan solo 20 años.

Billie Eilish, la gran esperanza del pop indie

Hemos hablado de géneros que, hasta ahora, no habían triunfado excesivamente dentro de nuestras fronteras. España siempre ha sido muy pop, hay que reconocerlo. Y, aunque no nos cansemos de escucharlo, este género también ha vivido una especie de estancamiento en varias ocasiones; hemos tenido la sensación de que se agotaba, de que se quedaba vacío, sin fuerza, sin fuelle. Por eso, para muchos Billie Eilish es una de las grandes esperanzas de la música a nivel mundial.

Esta joven estadounidense puede ser considerada ya como un prodigio de la música. Compuso su primera canción con 4 años y, lejos de inspirarse en su familia, en su mascota o en su helado favorito, en ella hablaba de caer en un agujero negro. Estamos ante una artista con una profundidad y una sensibilidad indescriptibles, las cuales le permiten crear temas casi metafísicos, con los que da un paso adelante dentro del pop, uniendo sonidos típicos del género con características de otros estilos y dándoles su propia personalidad.

Ya está siendo tratada como la nueva mesías de la música pop independiente, artistas que presumen de longevas y exitosas carreras se fijan en ella a la hora de afrontar nuevas etapas, el planeta entero la escucha y, sin saberlo, se prepara para el que va a ser el siguiente gran nombre propio de la música mundial. En un año, la joven ha construido los cimientos de una carrera que promete ser de las más estratosféricas de la historia. ¿Lo mejor? Es capaz de hacer todo esto con solo 16 años.

Rosa Suria te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "Rosalía, Post Malone, Kendrick Lamar y la reinvención de géneros musicales en los últimos años"?

Te interesará además